El placer de viajar en tren

transsiberiano

Podríamos hablar durante horas del placer de viajar arriba de un tren, de los grandes mitos ferroviarios y de todas las ventajas del viaje con este medio de transporte. Podríamos enumerar todos los trenes de época, reviviendo los momentos dorados de la historia del ferrocarril. Es lo que ofrecen muchos trenes turísticos, recuperar aquella sensación de exclusividad que daba el viaje en tren cuando los vagones eran hechos con las mejores maderas, los coches restaurando eran auténticos salones y los desplazamientos duraban muchas más horas. Con la rapidez del tren de alta velocidad y del avión ha llegado también la desaparición del placer del viaje; ya no nos importa tanto disfrutar del recorrido como llegar pronto al final del trayecto. ¿Y disfrutar del camino y olvidar el nombre del destino final?

Jacobite Steam Train

De los viajes en tren que he hecho, probablemente el más redondo ha sido el recorrido con el Jacobite Steam Train, un tren de vapor que sale de la estación de Fort William y hace un recorrido de 60 km a través de las Highlands de Escocia hasta llegar a la costa oeste del país. Tiene como curiosidad que es el tren que sale en las películas de Harry Potter, a pesar de que en la ficción tiene el nombre de Hogwarts Express. Funciona entre los meses de mayo y octubre, que es cuando el clima de las Highlands es más agradable y, en consecuencia, cuando llegan más turistas. Este tren tiene tramos realmente espectaculares, pasa al lado de Ben Nevis, la montaña más alta del Reino Unido, y uno de los parajes más fotografiados como el viaducto de Glenfinnan, un gran puente de 30 metros de altura que atraviesa uno de los paisajes más bucólicos de Escocia. Desde el puerto de Malaigh, donde acaba el recorrido en tren, se puede llegar con ferry hasta la isla de Skye. El precio es de unos 25 euros por persona.

jacobite-train

Transsiberiano

La línea principal del Transsiberiano une Moscú con Vladivostok con una línea de 9.000 km pasando por la Siberia y Mongolia. Es el servicio de tren con el recorrido más largo del mundo. Por la misma vía circulan varios trenes. Hay convoyes que podríamos decir que están bastante escacharrados, con cabinas compartidas, con baños que no tienen un servicio de limpieza muy “esmerado”, que son trenes que los mismos rusos usan diariamente para desplazarse entre ciudades; es decir, que no es un tren turístico a pesar de que lo cojan muchos turistas. Esta opción permite hacer la ruta a partir de los 350 o 400 euros. Y por la misma línea hay trenes de lujo que hacen el mismo recorrido. Está, por ejemplo, el Golden Eagle, un tipo de Orient Express con elegantes coches de época. También el Silk Road, que sigue las vías del llamado Transmongol, que sale de Moscú, pero que en lugar de llegar a Vladivostok tiene como destino la ciudad china de Pekín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *